jueves, 23 de abril de 2015

¿Qué es el Tiempo?

 
 
Es posible que se nos pida "tener Paciencia", o que nos situemos en "el tiempo del otro o de los demás", pero sin llegar a entender qué es lo que realmente estamos diciendo ni pidiendo.
 
El Tiempo no es algo que pueda supeditarse a la definición que, por ejemplo, nos ofrece el Diccionario de la Lengua:
"Duración de las cosas sujetas a mudanza", pues la relatividad que esto puede albergar es inmensa.
También podemos leer estas otras definiciones:
"Dimensión física que representa la sucesión de estados por los que pasa la materia."
"Período determinado durante el que se realiza una acción o se desarrolla un acontecimiento."
En "Mecánica Relativista" se concibe que... "La duración de un proceso depende del sistema de referencia donde se encuentre el observador." Y esto es lo más acercado a lo que aquí se plantea.
 
Con esta imagen que sigue expreso cómo puede representarse a nivel gráfico la cualidad del Tiempo, según el Sistema personal que en cada cual habita y que da forma a los diferentes modos de ser con los que abordamos nuestros procesos vivenciales:
 
 
En alguna ocasión, cuando conectamos muy bien con alguna persona y conversamos con ella, podemos llegar a decir: ¿Sabes?... aunque hace muy poco que nos conocemos, tengo la sensación de que "hace mucho tiempo que te conozco"!
¿Qué ha ocurrido en la sensación que se menciona? Pues sencillamente que esa apertura hacia el otro ha abierto de tal manera la percepción de su persona, que ha calado en ella considerablemente, es decir, que ha "profundizado" en su Ser. Dado que profundizar en algo conlleva generalmente "tiempo", al percibir que ha llegado tal persona muy dentro de mí, me genera el sentimiento de haber estado mucho tiempo conectado con ella.
 
En mi caso particular, es posible que ocurre el que se me pida Paciencia para dar tiempo a la otra persona a que encaje en ella, por ejemplo, los posibles cambios que desean verse en los modos de una relación que pretende reanudarse. Si en el otro existiera la condición de percibir las circunstancias que van sucediéndose día tras día, con la profundidad que en mí suele llegar, en "poco tiempo" podría tomarse ya una resolución. Pero... ocurre que si los "tiempos" de ambos son notoriamente diferentes, cuando para el otro es "pronto" y requiere de "más tiempo", a mí llegan los modos del otro como... falta de definición o interés hacia lo que espera mi persona de la relación, dando lugar a posible alejamiento para no sentir en mí que "estoy forzando" algo que no se desea. Con tal actitud, que desde mi percepción del Tiempo ha sido sobradamente vivido el periodo de "prueba", desde el otro se percibe como que no hay en mí fundamento de persistencia en la relación, por lo cual se cierra a mostrar lo que es posible exista de interés en ella, por ubicar en "su tiempo" lo que en el mío tiene otro grado bien diferente de consideraciones.
 
He puesto este caso personal porque entiendo que es algo que puede pasar en muchos intentos de relaciones de Pareja. Y es que no tiene por qué tratarse de falta de interés real en uno o en el otro, o de estar utilizando estrategias que no se pueden mantener en el "tiempo". Este asunto de las "diferencias de la cualidad del tiempo" en unos y en otros, es algo muy importante a considerar, y desde aquí insto a que se tenga en cuenta para no tirar por la borda vínculos que pudieran ser muy enriquecedores.
 
Con esta otra imagen de Ondas, de expresión gráfica más conocida que la del anterior esquema de mi Ecuación del Tiempo, vengo a mostrar cómo la "frecuencia vibracional" que caracteriza a la energía que cada cual implica en su vida, hace que los acontecimientos sean para uno u otro bien diferentes. Cada Onda muestra el "tiempo" con el que cada uno de ellos llega a situaciones puntuales vividas. La Onda Roja podemos asociarla a la vibración de una persona "normal", mostrando el "tiempo" que ella precisa para llegar a la cúspide perceptiva de situaciones o de vivencias, por ejemplo. La Onda Naranja sería de una persona que vive con más "profundidad" los acontecimientos y percepciones, de donde resulta mucho más caudal de información y experiencias, bases de la toma de sus determinaciones. De la Roja podría decirse que es "lenta", y de la naranja que es "impaciente", pero estos términos son muy subjetivos, pues cada uno de ellos se basa en una realidad intrínseca personal, es decir, objetiva desde la estructura personal de cada uno de ellos.
 
 
¿Qué puede ocurrirle a la persona de la Onda Roja? Pues que se perciba agobiada por los modos "acelerados" del otro. ¿Y qué puede ocurrirle al de la Onda Naranja? Pues que pronto perciba que su Caminar se enlentece del tal manera que no encuentra en él ese aliento vital que su vida precisa. En definitiva,... que uno y otro no se acompasan en los modos de vivenciar sus circunstancias personales.
 
En esa imagen de Ondas podemos considerar la "velocidad" de cada uno de sus protagonistas, pero en esta que sigue, de Espirales de vida, podemos ver cómo en el fondo se trata de la manera en que cada cual va dando vida a más contenidos de lo que la Vida les va ofreciendo en su peregrinaje por este mundo de Densidad y Dualidades:
 
 
Cada gráfica, Roja o Naranja, expresa las peculiaridades por las que cada uno de ellos se va motivando a pasar (percibir y expresar) en su experiencia humana. A más "profundidad", más cantidad de detalles van presentándose para una misma "cantidad de tiempo lineal", si bien en el fondo, uno y otro viven tiempos diferentes, ya que éste está en función del caudal de vida por el que transitamos.
 
Llevado todo esto a la consideración de Estudios que tendemos a abordar, podemos comprender que el "tiempo" que cada cual precisa para "desarrollar" o para "aprender" de un Tema en concreto, como por ejemplo ha sido recientemente el Calendario Maya Tzolkin, va a depender de la "profundidad" con la que nuestra Conciencia se proyecte a todo aquello que entre en el área de sus motivaciones.
 
Nada será, pues, cuestión de "tiempo", sino de la profundidad con la que nos sumerjamos en algo. El Tiempo adquirirá la dimensión de la frecuencia vibracional que seamos capaces de dedicarle. Y en esto cobrará sentido el interés que tengamos por algo, pues dicho "interés" es el que nos permitirá generar en nosotros una vibración diferente a nuestra aplicación.
 
Solemos decir que todo resulta ser en función de la "escala de valores" que hayamos concebido. La escala de valores la determina el "interés" que tengamos en algo. La eficacia de ese interés vendrá dada por el "entusiasmo" que le pongamos. ¿Y qué es realmente el entusiasmo? El grado vibracional que generamos hacia un objetivo específico, pues todo se traduce a energía enfocada o desenfocada hacia...
 
Confío en que los gráficos que aquí se exponen, y especialmente el de las Espirales, te sean de utilidad para comprender la importancia de aplicarnos en "profundidad" a aquello que deseamos vivir. Esto nos posibilita mayor contenido de los elementos que nos llegan para enriquecer la Vida que venimos a experimentar como seres Espirituales (Almas) sumergidos en la Dualidad supeditada al Tiempo y al Espacio, pero que en definitiva son una misma cosa si sabemos verlas como extremos de la plataforma donde se sostiene la vida encarnada, es decir, en la dualidad Mente (tiempo) Cuerpo (espacio) que debemos saber unificar si vivimos la realidad profunda de cada uno de ellos, donde veremos que son... una misma Cosa.
 
 
Este criterio lo concebí en el amanecer del día "Luna Lunar Roja":
 

Angel Baña
*
FUENTE: http://shekinahmerkaba.ning.com/profiles/blog/show?id=6533154:BlogPost:455768&xgs=1&xg_source=msg_share_post

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada