miércoles, 7 de enero de 2015

LA LLEGADA DE LOS TRES REYES MAGOS MELCHOR, GASPAR Y BALTASAR

LA LLEGADA DE LOS TRES REYES MAGOS MELCHOR, GASPAR Y BALTASAR

Conferencia Audio del 22 de Septiembre de 1977

 

 

Cuando los tres Reyes Magos vinieron a adorar a Jesús le trajeron regalos, el primero le ofreció oro, el segundo el incienso y el tercero la mirra. Cada uno de estos regalos fue simbólico, el oro representaba que Jesús era Rey, el color oro es el color de la sabiduría que brilla sobre la cabeza de los iniciados como una corona de luz. El incienso significaba que Jesús era sacerdote. En los Templos se quema el incienso, el incienso representa el dominio de la religión entonces del corazón del amor. La mirra era el símbolo de la inmortalidad, se utilizaba para embalsamar los cuerpos y así preservarlos de la destrucción. Entonces significaba que Jesús era inmortal. Entonces pues los Reyes Magos trajeron presentes que tienen una estrecha relación, con los tres dominios del pensamiento, del sentimiento y del cuerpo físico, cada uno está unido a una Séfira, la mirra a Binah, que lo conserva todo; el oro a Tipheret que representa la luz; y el incienso a Hesed que representa la religión.

Me pregunto si vosotros encontrareis estas explicaciones en los libros o si preguntáramos a los cristianos, si sabrían cómo se llamaban, quienes eran y quienes de ellos, trajo el oro, el incienso o la mirra. Sólo dirán que eran tres Reyes que han traído esto y no dirán nada más. Y los curiosos como yo, hemos ido más lejos en este tema y hemos ido a preguntar y saber; pues se dice buscad y encontrareis, y así creí que era posible ir a saberlo. ¿Y quién trajo el oro? Melchor, ya que incluso su nombre está relacionado con el oro, Melek significa Rey. Baltasar trajo el incienso y Gaspar la mirra. Ya lo sabéis, podéis anotarlo. Y si sois curiosos y no lo creéis podéis siempre ir a verificarlo. Podéis ir a pedirlo vosotros mismos a los Reyes Magos. Es magnífico, esto os obligará a salir e irlo a pedir. Y ya está, es todo lo que quería deciros. Yo también algunas veces soy caprichoso porque no sé si me hace placer continuar o es, que queréis forzarme...

Evidentemente si me preguntáis por qué esta mencionado en los evangelios que los Reyes magos existieron es porque es un realidad. Y que es lo que estudiaron y habían aprendido, es maravilloso, es magnífico pero ya os digo hoy que no vale la pena que os lo diga. Solo os diré que estos tres Reyes eran magos. ¿Por qué se les llamó magos y no grandes Maestros o Iniciados? Porque entre los Iniciados hay también ciertas clasificaciones. Los que escogen el camino de la fuerza, de la voluntad, de la fuerza del poder, los llamaban magos, y los demás podían llamarse Santos, Sabios, pero los Magos sólo eran los que manifestaban una gran voluntad y fuerza. Otros podían llamarse sabios, místicos, iniciados, pero los sabios no tienen el poder de los Magos. Los Magos son iniciados que pueden dar órdenes a los espíritus de la Naturaleza, de dominar o de hacer esto o aquello que desean hacer. Entonces es que tienen ciertos dones y una gran fuerza.

Son benefactores ya que si no fueran benefactores, si no fueran servidores de la luz, entonces se les podría llamar hechiceros, brujos y esto no es lo mismo. Y es esto lo que representa cuando se les llama magos, que sólo hacen el bien. De otra manera es cuando se les llama Hechicero, Brujo que no es lo mismo. Las personas que no lo saben, a veces lo mezclan todo. Y toman a un gran hechicero por un mago o un brujo por hechicero, lo mezclan todo. Y mirad que ya expliqué en otra conferencia que un brujo solo utilizaba sus conocimientos para hacer daño, dividir a las personas, a enfermarlos. Volverlos desgraciados desafortunados. Incluso podía hacerlos morir. El brujo no podía hacer cosas buenas. Mientras que el hechicero mago bueno, podía tanto hacer bien como hacer mal si era un hechicero malo. Entonces estaba entre los dos, mientras que el Mago nunca hacia mal, sólo hacía el bien. Entonces ya veis que sobre cada cosa es necesario tener una luz una claridad, un conocimiento, una precisión y esto no existe en la cabeza de los humanos donde todo está mezclado. Mientras que aquí ya veis qué precisión hay sobre cada cosa, y lo veis desde que habéis entrado aquí en la Fraternidad, que hay una precisión, una exactitud, las cosas están claras. De no ser así a donde iríamos después. Incluso a veces para cosas buenas se actúa como los brujos. O a veces para cosas buenas decís de una persona que es brujo o es tal o cual persona y sin querer le hacéis daño. No sé si habéis leído el libro de un escritor que se titula “La Bruja” un escritor muy conocido por el momento no me sale su nombre pero podéis encontrarlo. Sí es extraordinario ver como de vez en cuando me mandan cosas de los cuatro continentes del mundo, cosas extraordinarias, cosas que han sido guardadas en los santuarios del Tíbet, del Himalaya. Cosas preparadas con una gran sabiduría, inteligencia, simetría, que me quedo maravillado cuando los recibo y no os diré qué cosas son, quizás otro día os hablaré de ellas.

Incluso de los tres Reyes Melchor, Baltasar y Gaspar, hay quienes se han ocupado, y no sé de qué país los han preparado, quizás España, que es donde hay una gran tradición en venerarlos en el día de Reyes.

Sí, los visten con coronas y les ponen cosas en las manos, los que me ofrecieron lucían como tres bellas imágenes, como tres muñecos bellísimos. De una belleza de un esplendor y de una riqueza extraordinaria. Los tres vestidos de distinta forma con colores diferentes, elegantes y de un esplendor que no encontraréis en ningún otro sitio. Sí, me los han traído, me los han regalado, pero no sé quien lo hizo. Los Tres Magos de un aspecto tan vivo que daban la sensación que querían hablar. Y si sois sensatos y buenos quizás un día os los enseñaré. Si no nunca os los enseñaré. Entonces sed sabios como una imagen, poneros tranquilos, sólo entonces los veréis. O incluso os dejaré unos libros que no encontraréis en otros sitios, que me llegan de quien sabe dónde. Como aquel platillo volante que un día vino delante de mi terraza de la habitación de Sèvres “Izgrev” (Centro de Paris). Hubo varias personas que lo pudieron ver y constatar con sus propios ojos. Como podéis ver se diría que la suerte o las desgracias no vienen así por casualidad, siempre hay un motivo que os tiene que hacer pensar. He aquí pues un sujeto muy interesante pero como ya sabéis estoy limitado y no tengo el derecho de revelaros más cosas.


Un minuto de meditación

 
Vistas: 160

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada